Proyecto Experimental de Comunicación y Difusión on line.
DELTA 80 está compuesto por un streaming de audio denominado "Radio Delta 80", el presente blog, una revista virtual o e-zine llamado "La Bitácora", un blog de hard rock correspondiente al programa "El placer de los infiernos", un blog en el cual comentamos discos llamado "Sonidos del Averno" y un blog de noticias contra-hegemónicas denominado "Trinchera Noticias".
Si querés tener un espacio en la radio y/o participar en el e-zine, envianos un mail a delta80@live.com.ar

sábado, 20 de septiembre de 2014

Festival JA, con la presencia de Delta 80

Por Fabián Solari - En el marco de la celebración por un nuevo aniversario de la segunda independencia de la República Armenia y el Día Internacional de la Paz, los Jóvenes del Centro Armenio (JA) organizaron un festival con bandas musicales, gastronomía armenia, stands de venta de música, libros, recuerdos y hasta uno del Club Deportivo Armenio en el cual se podían adquirir las camisetas históricas y la actual del equipo que milita en la Primera B. La plaza Armenia fue el obvio escenario escogido y la elección fue acertada no solamente por el nombre de la plaza sino porque es muy concurrida y un punto de encuentro en el barrio de Palermo. 
El sonido fue de lo mejor para un festival al aire libre teniendo en cuenta los constantes cambios de intérpretes cada uno con sus intrumentos y conexiones, bien elegidos.
La atención en todo momento estaba centrada en el escenario donde desfilaron músicos agrupados en bandas o dúo o trío que estuvieron en general a la altura de la convocatoria.
El stand gastronómico estuvo a full toda la jornada ya que la concurrencia demostró interés y preferencia por la gastronomía armenia, otra elección acertada de los organizadores.
La convocatoria dio sus frutos y conjuntamente con los vecinos que habitualmente concurren a la plaza, le dieron un marco espectacular a la jornada a la que el buen tiempo acompañó en todo momento.
Desde los artistas hasta el público presente, todos tenían la mejor predisposición para disfrutar la propuesta elaborada por JA, quienes estuvieron atentos a cada detalle y todo lo que músicos y equipo técnico necesitasen en todo momento.
El Festival dió inicio con jazz a cargo de Sumá Jazz arrancando los primeros aplausos de la tarde. Llegué sobre el final de su presentación por lo cual sólo puedo decir que lo poco que escuché fue merecedor de esos aplausos.
Alin & Talin
Las chicas de Alin & Talin (Alin Demirdjian y Talin Leylek) hicieron su set acústico. Son dos jóvenes argentinas de origen armenio apasionadas y traspasadas totalmente por la música que a través de ésta buscan difundir y mantener vivas sus raíces. Sus canciones llenas de frescura y color, se disfrutan por todas las edades. Canciones populares y canciones nuevas que logran transmitir la belleza de la música y la cultura armenia. Los ritmos que las atrapan son múltiples y ellas transitan el constante camino de la exploración. Hacen referencia constante de sus raíces armenias y se comprometen musicalmente con las mismas.
Inmaduro
Un breve intervalo solamente para conectar equipos trajo al trío Inmaduro al escenario con una propuesta poco novedosa de música acústica y previsible llena de obviedades y edulcoradas referencias al amor sin presentar algo distinto que valga el tiempo invertido en escucharlos. Para destacar algo de su set, podría decir que la versión de "Lamento boliviano" de Los Enanitos Verdes fue lo mejor. La gente cantó y bailó los poco más de 3 minutos que duró la personal versión - así la presentaron ellos mismos - del tema. No más.
La tarde se prestaba para disfrutar tanto del festival como del excelente tiempo y deleitar la vista con la belleza femenina de la mujer armenia, reconozco que más de una vez naufragué en medio del Festival, c'est la vie...
Tatevik
Sube al escenario un dúo de guitarristas comandados por la ignota Tatevik quien con una simpleza pero efectiva entrega generó un clima que llamó la atención de los presentes, gusten o no de la música acústica. La brillantez de la música, la profundidad y frescura de las letras en una voz entradora hizo que todos nos hayamos quedado con ganas de más, sencillamente encantador fue el set de esta joven intérprete.
Mientras llegaba el último tema, se divisaban movimientos por detrás del escenario, instrumentos eléctricos y plomos que esperaban para subir y armar. Llegó el turno del rock y pisaron el acelerador a fondo para que el Festival JA imponga fuerza. El guiño cómplice de Valeria Cherekian, la organizadora, sabiéndome metalero me devolvió a este mundo, mi cuerpo estaba necesitando distorsión y ella se dio cuenta.
Cumulonimbus
Los Cumulonimbus sacudieron la modorra de tanta guitarra acústica. Dos violas afiladas, un bajo y una batería que sentaron las bases para que la voz desangrara un excelente set a puro hard rock del mejor. Desde los primeros acordes dejaron en claro que saben bien el camino a transitar y que no están dispuestos a desviarse por nada del mundo. No se guardaron nada y cada tema fue una estocada filosa que se clavó en el centro del verdadero rock. El cierre con el tema "Que vuelva el rock" fue una muestra cabal de lo que les gusta y saben que nos gusta. Mucho riff, marcha y polenta con influencias de Riff y Iron Maiden.
Los Armenios
Aunque por otros carriles, el rock de verdad siguió sobre el escenario de la mano de Los Armenios, una banda integrada por dos vocalistas femeninas - una de ellas embarazada - guitarra, bajo y batería. enrolados en la vertiente alternativa, desgranan una música vocalizada en armenio puesto que es la idea principal de la banda, difundir la cultura armenia. Con 3 discos editados y muchas presentaciones sobre los hombros, no dudaron en ir al frente desde el inicio. Las voces seguras y firmes de Jacqui Boghossian y Mariela Moumdjian aseguraron un set sin fisuras bajo la atenta marcha de la sólida base musical. Reconozco que nunca había escuchado rock de verdad en armenio (ni siquiera a System Of A Down) pero estos osados lograron captar mi interés. Párrafo aparte para la presencia de Jacqui Boghossian sobre el escenario destilando paralelamente una voz increíble y belleza.
Hashish
El final estuvo a cargo de Hashish con un punk furioso que desató la locura de los presentes, en particular de los más chicos (chicos de verdad, no pasaban los 9 años) quienes armaron espontáneamente un pogo que contagió hasta a los propios músicos. 
Fue una jornada más que gratificante en la cual el Día Internacional de la Paz se dio cita entre los presentes voluntarios y los ocasionales quienes disfrutaron lo que les gustaba y respetaron alejándose hacia los stands o simplemente sentándose en la plaza cuando no era de su agrado lo que escuchaban.
Con este tipo de festivales y con la Juventud del Centro Armenio, la vida y continuidad de la identidad armenia está más que asegurada.


con Valeria Cherekian de la JA, organizadora del Festival