Proyecto Experimental de Comunicación y Difusión on line. Si querés tener un espacio en la radio y/o participar en el fanzine, envianos un mail a delta80@live.com.ar

viernes, 22 de julio de 2016

El libro que lleva al heavy metal argentino a un nivel académico

"Se nos ve de negro vestidos" es una propuesta distinta, interesante y, por qué no, con una mirada más 'profesional' sobre el vino tinto, las tachas y la distorsión. Es que, ese vino, también tiene su razón de ser. Historia, sentimientos, ensayos y análisis sobre la filosofía de ser un hombre de negro, en esta nota.

El punto de partida de este libro, tal como dan a entender los propios los autores, fue en 2013 con un hito que marcó a los amantes del heavy metal y de la literatura: la Feria del Libro Heavy de Argentina. Allí, vieron que las palabras "literatura" y "heavy metal" podían converger armoniosamente, y que los medios no daban espacio a esta temática. Quizá por eso decidieron llevar adelante este emprendimiento.
Pero antes de escribir este maravilloso libro para los pesados 'argentos', crearon algo tan original como extravagante: el Grupo de Investigación Interdisciplinaria sobre el Heavy Metal Argentino (GIIHMA), que nace en febrero de 2014 como una "necesidad de reunión y escritura sobre las singularidades culturales del género en nuestro país".
Este año están presentando 'Se nos ve de negro vestidos', donde exhiben siete enfoques sobre el heavy metal argentino. El encargado de compilar este material fue Emiliano Scaricaciottoli, docente de la carrera de Letras de la Facultad de Filosofia y Letras de la UBA, quien además escribe el último de los tramos de este ejemplar.
El resto de los ensayos de este libro están expuestos por los siguientes autores: Gustavo Torreiro (Ciencias Políticas – UBA), Luciano Scarrone (Gestión del Arte y la Cultura - UNTREF), Gito Minore (Filosofía – UBA), Manuel Bernal (Ciencias de la Comunicación – UBA), Diego Caballero (Ciencias de la Comunicación – UBA), Juan Ignacio Pisano (Letras – UBA) Ezequiel Alasia (Letras – UBA).


El diseño y dibujo de tapa fueron realizados por Isidoro Reta, y la fotografía de contratapa por Leandro Sebastián de Francisco. El prólogo, sin embargo, corrió por cuenta de Sandra Gasparini, investigadora de la UBA y doctora en Letras.
"El viaje es un tópico recurrente en los estilos y artistas a los que podemos identificar como influencias de la obra de Ricardo Iorio...dentro del mundo del rock el viaje se constituye como un elemento distintivo del género y con una poética propia", afirma este extracto de Ruedas del Metal, uno de los ensayos interpretado por Manuel Bernal y Diego Caballero, que encarna al "viaje" como protagonista en la poética de uno de los principales referentes del metal argentino.
Cosas por el estilo (como esta que nos animamos a revelar) son con las que se puede encontrar el lector metalero, que ha dejado el vino a un costado, para embriagarse de sabiduría. Los temas son diversos: letras, poética, pasiones, hechos históricos, coyuntura social, y hasta filosofía misma de las bandas más importantes del género en nuestro país.
La primera edición de este material se terminó de imprimir hace poquito, en abril de este año, y ya está a la venta en diferentes puntos del país. Como también de manera online con envíos a cada rincón de la Argentina metalera.

Los puntos de venta son los siguientes:

- Librería Paidós Central del Libro Psicológico: Av. Las Heras 3741 Local 31.
- Paidós del Fondo: Av. Santa Fe 1685.
- La gata y la luna (Manuela Pedraza 2365, a metros de Av. Cabildo).
- Gambito (Puan 511)
- Espacio Mu (Hipólito Yrigoyen 1440)
- Badaraco Libro (Av. Entre Ríos 932)

Lejos de quedarse quietos, estos profesionales del metal continúan con sus emprendimientos para entender un poco más y compartir las experiencias de este maravilloso estilo.
A través del GIIHMA, ahora están planeando abrir la inscripción a su segundo curso en la UBA sobre 'El Tormento del Vino Artificial. Problemas, series culturales y contrastes en torno al heavy metal argentino". Quizá se trata de ese vino que hablamos al principio de la nota, que ahora está en la vereda, esperando que alguna campera con tachas le diga quién es.