Proyecto Experimental de Comunicación y Difusión on line. Si querés tener un espacio en la radio y/o participar en el fanzine, envianos un mail a delta80@live.com.ar

miércoles, 6 de abril de 2016

Masivo y sorpresivo ataque de Azerbaiyán sobre la población civil en Nagorno Karabaj

Resumen Medio Oriente/Agencia Prensa Armenia, 4 de abril de 2016 – El ejército de Azerbaiyán atacó con artillería pesada, tanques, aviones y fuerza terrestre a las poblaciones civiles de Nagorno Karabaj durante la noche del 1 y la mañana del 2 de abril.
El Ministerio de Defensa de Armenia emitió un comunicado en el que condenó “enérgicamente las hostilidades y las decisiones agresivas e irresponsables por parte de las autoridades de Azerbaiyán y oficialmente anuncia que su continuación puede conducir a consecuencias imprevistas para la parte azerí”. Según el Ministerio de Defensa de Nagorno Karabaj, al repeler el ataque se destruyeron dos helicópteros azeríes, dos drones y tres tanques.

Además, el gobierno armenio pidió a la comunidad y “en especial del Grupo de Minsk de la OSCE”, el organismo responsable de la mediación en el conflicto, que “se preste la debida atención a la situación” y que haya “una intervención inmediata y específica para mantener la situación bajo control y evitar operaciones militares a gran escala”.
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, “llamó a las dos partes y pidió un cese del fuego inmediato”, según informó el portavoz de Kremlin, Dimitri Peskov. En la escalada, cayeron 12 soldados azeríes y 18 soldados del ejército de Karabaj, mientras que dos niños armenios fueron heridos y Vaghinag Grigoryan, de 12 años, murió en la región de Marduni.


“Han sido demasiadas las pruebas de que Azerbaiyán está fuera de la búsqueda de la paz y la diplomacia en este conflicto”, advirtió Alfonso Tabakian, director del Consejo Nacional Armenio de Sudamérica. “Azerbaiyán tomó la decisión de llevar adelante ataques mucho más agresivos y masivos contra población civil. Los pueblos de Karabaj y Armenia, que están sufriendo este tipo de ataques, esperan la acción de la justicia internacional para que intervenga y condene esta conducta totalmente desmedida de la conducción azerí”, señaló.


Aram Hamparian, director del Consejo Nacional Armenio de Norteamérica, definió el ataque como “el peor desde el cese del fuego de 1994” y anunció el inicio de la campaña online #StopAliyev. “Horas después de haber sido recibido en Washington por la Administración de Obama, el líder de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, lanzó ataques a gran escala a lo largo de toda la línea de contacto entre Artsaj (el nombre armenio de Nagorno Karabaj) y Azerbaiyán. Se reportaron varias muertes, incluyendo la de un niño armenio”, señaló Hamparian en un comunicado.


“El fracaso del gobierno de Obama, en Washington, para detener la agresión de Azerbaiyán fue lo que dio a Aliyev luz verde para lanzar estos ataques a Karabaj”, denunció, mientras pidió que se lleve a cabo una “acción inmediata” para “detener los ataques del presidente Aliyev” y medidas concretas “para garantizar una paz duradera en la región que respete el derecho a la libre determinación y a la libertad del pueblo de Nagorno Karabaj”.

Gestiones para un acuerdo militar

Durante una reunión de urgencia con su gabinete, el presidente armenio, Serzh Sargsián, pidió iniciar las gestiones para firmar un acuerdo de asistencia militar mutua entre Armenia y Nagorno Karabaj, luego de la agresión militar de Azerbaiyán contra la población civil de la frontera.
“Armenia seguirá estando plenamente comprometida con su obligación de garantizar la seguridad de la población de Nagorno Karabaj. Tenemos el derecho legal para eso, porque nosotros mismos somos signatarios del acuerdo del cese del fuego de 1994”, explicó Sargsián.
La disputa por el territorio de Nagorno Karabaj o Artsaj (su nombre armenio), comenzó durante la sovietización de Armenia y Azerbaiyán, cuando Joseph Stalin entregó Karabaj, históricamente poblada por armenios, a la República Socialista Soviética de Azerbaiyán en calidad de región autónoma en 1923.
A partir de 1988, con el debilitamiento de la Unión Soviética, se formó el Movimiento de Karabaj para pedir pacíficamente la independencia y la anexión a Armenia. La respuesta del gobierno azerí fueron los pogromos de Sumgait, Bakú y Kirovabad, matanzas masivas contra armenios que residían en Azerbaiyán. En 1991, tanto Armenia (que en ese momento formaba parte de la Unión Soviética) como Nagorno Karabaj se proclamaron Repúblicas independientes. Para 1992, los combates ya se habían convertido en una guerra a gran escala entre Azerbaiyán, apoyada por Turquía, y Nagorno Karabaj, apoyada por Armenia.
En mayo de 1994, con la victoria armenia, Armenia, Nagorno Karabaj y Azerbaiyán firmaron un cese del fuego que -legalmente- se mantiene hasta la actualidad, pero el gobierno azerí no cumple. El Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), compuesto por Estados Unidos, Rusia y Francia, es el organismo que lleva adelante las mediaciones para la solución del conflicto.

Azerbaiyán recibió el apoyo de Turquía luego de atacar Nagorno Karabaj

Horas después de la escalada militar iniciada por los ataques de Azerbaiyán a poblaciones civiles de Nagorno Karabaj, Turquía expresó oficialmente su apoyo a Azerbaiyán.
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, llamó a su par azerí, Ilham Aliyev, para expresarle “su apoyo y solidaridad” frente a la “provocación armenia”.
“Vamos a apoyar Azerbaiyán hasta el final”, anunció Erdogan durante un evento, y luego criticó a los mediadores: “Enfrentamos este tipo de incidentes porque el Grupo de Minsk subestimó la situación en la región de Nagorno Karabaj”.
Más tarde, el primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, también se comunicó con Aliyev para enviar sus “felicitaciones” por haber “rechazado la provocación armenia”.
El secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, quien recibió críticas por parte de las organizaciones armenias de su país por haberse reunido horas atrás con Aliyev, emitió un comunicado “instando a las partes a mostrar moderación, evitar una mayor escalada, y adherir estrictamente al cese del fuego”. “Reiteramos que no hay una solución militar al conflicto”, indicó Kerry.
Según el portavoz del Presidente de Nagorno Karabaj, David Babayan, las autoridades de Azerbaiyán “dicen una cosa, pero hacen lo contrario”, ya que horas antes del ataque del ejército de Azerbaiyán contra civiles de Nagorno Karabaj, Aliyev había agradecido a John Kerry por su mediación.
“Las acciones de Azerbaiyán no tienen precedentes desde 1994. Azerbaiyán es un Estado terrorista, fascista y anormal. Este es un desafío para todo el mundo civilizado”, denunció Babayan.
Mientras tanto, miles de armenios se presentaron como voluntarios para luchar en la frontera, imágenes que no se veían desde el comienzo de la guerra entre Azerbaiyán, Nagorno Karabaj y Armenia a principios de los ’90.

Fuente: Resumen Medio Oriente